Entre los días 15 y 25 de junio se ha celebrado desde CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) la Cumbre Empresarial “Empresas españolas liderando el futuro”, con el fin de plasmar las necesidades y retos a los que se enfrenta el empresario español, y más importarte aún, proponer soluciones para ayudar a acelerar la reactivación de la economía y de nuestras empresas. Contribuyendo al fortalecimiento sectorial para conseguir una economía más moderna, competitiva, y también más sostenible.

A lo largo de la semana, las ideas y propuestas se han extendido con la participación de los dirigentes de sectores como la construcción, el turismo, el automóvil, la industria… El tema oficial ha sido la reconstrucción de la economía tras el coronavirus, la oportunidad de reformar el modelo económico español.

Inés Juste ha participado en la mesa de PYMES que comenzó con la intervención de Gerardo Cuerva, presidente de CEPYME, que tras una breve presentación de la mesa dio paso a Inés Juste, a la que le siguieron Alfonso Jiménez, presidente de Cascajares; Rosa Ferrando, directora de Brócoli Services; y Verónica Pascual, presidenta de Asti, que pidieron incentivos normativos y fiscales para mantener y crear empleo, y además aseguraron ser «la solución» a la crisis económica que deja a su paso el virus.

Así, Inés Juste reivindicó el papel y el peso de las empresas familiares dada «su fortaleza en mayor resiliencia solidaridad en tiempos de crisis«, cuyo objetivo es «perdurar, en su adn no figura una mirada especulativa sino planes a largo plazo«. Además consideró que para salir de la crisis es necesario apoyar al tejido empresarial y propuso medidas a corto y largo plazo, entre las que destacó el pago rápido a proveedores, ampliación de las garantías públicas, retrasar el pago de impuestos y tener visión de largo plazo para poner en el foco sectores competitivos.