Enfermedades/Problemas de salud: Glosario de términos relacionados con la salud

En el Grupo Juste estamos focalizados en la formulación de fármacos para cada una de las siguientes patologías. Descubra cómo puede serle útil este conocimiento.

  1. Definición.
  2. Posibles causas.
  3. Síntomas.
  4. Consecuencias.
  5. Pautas para mejorar.
  6. Cómo convivir con familiares enfermos.
    1. Depresión

      Causas

      La depresión es una enfermedad que puede estar causada por uno o varios factores. Algunas personas tienen mayor probabilidad de padecer depresión que otras. Entre los factores que pueden contribuir al riesgo de depresión se encuentran la herencia (hay un mayor riesgo de padecer depresión clínica cuando hay una historia familiar de enfermedad), factores propiamente bioquímicos (la depresión grave se asocia a desequilibrios de neurotransmisores), situaciones estresantes (muerte de un familiar o de un amigo, una enfermedad crónica, problemas laborales y familiares), estacionalidad (hay personas que desarrollan depresión durante los meses de invierno, cuando los días se hacen más cortos) y personalidad (baja autoestima, tendencia a la preocupación excesiva).

      Síntomas

      Un cuadro depresivo se asocia a la presencia de al menos cinco de los siguientes ítems:

      • Estado de ánimo deprimido.
      • Disminución del interés o placer en cualquier actividad.
      • Aumento o disminución de peso/apetito.
      • Insomnio o hipersomnia.
      • Agitación o enlentecimiento motor.
      • Fatiga o pérdida de energía.
      • Sentimientos de inutilidad o culpa.
      • Problemas de concentración o toma de decisiones.
      • Ideas recurrentes de muerte o suicidio.

      Además, estos síntomas interfieren en la vida cotidiana y no se deben a medicamentos, condiciones médicas.

      Consecuencias

      El estado anímico disminuido que se produce en la depresión se refleja también en el estado físico. Por ejemplo, la persona suele descuidar su aspecto físico, la higiene y la vestimenta. Asimismo, la depresión genera sensación de cansancio y fatiga y provoca una serie de alteraciones físicas, como dolores de cabeza, problemas digestivos o gástricos, problemas sexuales, y trastornos del sueño.

      Pautas para mejorar

      La persona enferma que presente los síntomas típicos de depresión debe consultar con profesionales sanitarios para que le realicen un diagnóstico adecuado y le pongan el tratamiento más óptimo. Dentro del tratamiento se encuentra la terapia farmacológica y la psicológica.

      Cómo convivir con un familiar enfermo

      Es fundamental para el paciente que reciba apoyo de sus familiares y amigos. El paciente depresivo tiende a aislarse, por lo que dicho apoyo es fundamental. Los familiares  también pueden asesorase con los especialistas para encontrar la mejor manera de ayudar al paciente.

    1. Epilepsia

      Causas

      En la epilepsia se producen cambios en el cerebro que hacen que esté en un estado excitable de forma que el cerebro envía señales anormales cuya consecuencia son las crisis. La epilepsia es un enfermedad en donde las crisis se repiten en el tiempo.

      En cuanto a las causas, a veces, se pueden relacionar con una enfermedad o bien a una lesión en el cerebro y otras veces es de origen desconocido (idiopática, 6 de cada 10 casos). Entre las causas más frecuentes asociadas a epilepsia se encuentran:

      Síntomas

      Los síntomas varían de una persona a otra, desde simples episodios de ausencias, mientras otras tienen pérdida del conocimiento y temblores violentos. El tipo de convulsión o crisis epiléptica depende de la parte del cerebro afectada y la causa de la epilepsia.

      Algunas personas con epilepsia presentan aura,  es decir, es un “preaviso” que a continuación pueden sufrir una crisis, por ejemplo,  tienen una sensación extraña antes de cada convulsión como hormigueo, sentir un olor que realmente no existe o cambios emocionales.

      Consecuencias

      Las consecuencias pueden depender del tipo de epilepsia y por tanto variar. A veces cuando se está produciendo la crisis se pueden producir caídas, fracturas, accidentes de tráfico. Otras veces las consecuencias se asocian a su interrelación con el medio que le rodea. Los pacientes y sus familias pueden ser víctimas de la estigmatización y la discriminación en muchas partes del mundo. La epilepsia tiene importantes repercusiones económicas por la atención sanitaria que requiere y la pérdida de productividad laboral que ocasiona.

      Pautas para mejorar

      La epilepsia no influye en la capacidad intelectual, ni debe dificultar la actividad laboral ni de ocio, más allá de las limitaciones a  las actividades deportivas o laborales de riesgo.

      Se debe seguir un estilo de vida sano (ejercicio físico o deporte con frecuencia, evitando el consumo de drogas -incluyendo tabaco y alcohol-, con una dieta equilibrada y unos hábitos de sueño regulares). Son recomendaciones sanitarias básicas para todas las personas, y de mayor interés en los pacientes epilépticos.

      La primera recomendación es evitar estos y aquellos otros factores que el paciente conoce como estímulos que le pueden provocar una crisis. Por ejemplo, el ejercicio excesivo, permanecer despierto más de 16 horas, la ingesta de alcohol, sustancias estimulantes como el café o el té, o estar sometido a estímulos luminosos repetidos e intensos sin protección ocular, son factores conocidos por su capacidad de provocar crisis epilépticas.

      Es muy importante el cumplimiento del tratamiento, controlando aquellas situaciones en las que puede afectar (vómitos repetidos, diarrea…). Nunca se debe de interrumpir el tratamiento bruscamente.

      Cómo convivir con un familiar enfermo

      Es importante que el paciente epiléptico y su entorno personal conozcan la enfermedad, el tratamiento que debe de seguir, y las pautas de actuación en caso de una crisis, evitando la sobreprotección durante la infancia, o la autolimitación de la actividad social.

      El familiar es muchas veces el que puede aportar mayor información sobre la crisis, ya que en muchas ocasiones el paciente pierde la conciencia. Algunas recomendaciones básicas durante la crisis se centran en evitar las lesiones:

      • Evitar sujetar al paciente durante la crisis.
      • No intentar meter ningún objeto en la boca del paciente por la fuerza.
      • Eliminar del entorno del paciente los objetos con los que pueda lesionarse.
      • Si es posible, colocar con cuidado al paciente de costado para facilitar la salida de líquidos en caso de vómito.
      • Desabrochar la ropa si es ajustada.
      • Quitar las gafas y otros objetos que en el momento estén en sus manos o entorno y puedan dañarle.
      • Dejar al paciente que se recupere después de la crisis, durmiendo o descansando.
    1. Insomnio

      Causas

      El insomnio primario es una enfermedad en sí misma, no es un síntoma ni un efecto secundario de otro problema médico. Por tanto, es un trastorno independiente y su causa no se conoce bien. Para que se pueda considerar como tal debe durar como mínimo un mes.

      Muchas situaciones de la vida pueden provocar insomnio primario (estrés prolongado, horarios de trabajo, etc.), pero a veces una vez resueltas estas situaciones el trastorno persiste. También se asocia a cambios en el ritmo circadiano y niveles bajos de melatonina.

      Por otra parte, el insomnio secundario es un síntoma o efecto secundario de otro problema (depresión, ansiedad y trastorno por estrés postraumático). Las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson son ejemplos de trastornos neurológicos comunes que pueden causar insomnio.

      Muchos otros trastornos o factores también pueden causar insomnio:

      • Dolor crónico (artritis).
      • Hipertiroidismo.
      • Los trastornos gastrointestinales, como la acidez estomacal.
      • Los trastornos del sueño (ej. síndrome de las piernas inquietas), y los problemas respiratorios que tienen relación con el sueño (apnea del sueño).
      • La menopausia  (sofocos y sudoración nocturna).

      El insomnio secundario también puede ser un efecto secundario de algunas medicinas, cafeína y otros estimulantes, el tabaco, el alcohol y otros sedantes.

      Síntomas

      El paciente que se queja de sueño refiere síntomas como:

      • Dificultad para quedarse dormido en la mayoría de las noches.
      • Sentirse cansado o quedarse dormido durante el día.
      • No sentirse renovado al despertar.
      • Despertar varias veces durante el sueño.

      Consecuencias

      El descanso es necesario para nuestro organismo, el sueño tiene una finalidad restauradora y es esencial para la conservación de la energía y la termorregulación, y además nos permite estar activos durante el día. De este modo, la falta o una calidad pobre del mismo puede traer consecuencias tales como:

      Pautas para mejorar

      • Irse a la cama sólo cuando se tenga sueño.
      • Levantarse todos los días, incluidos los fines de semana, a la misma hora.
      • Evitar quedarse en la cama despierto más tiempo del necesario. Evitar las siestas durante el día
      • Reducir o evitar el consumo de alcohol, cafeína, hipnóticos.
      • Evitar comidas copiosas antes de acostarse.
      • Mantener condiciones ambientales adecuadas para dormir (temperatura, ventilación, ruidos, luz).
      • Evitar actividades estresantes en las horas previas de acostarse.
      • Realizar un ejercicio físico moderado al final de la tarde.
      • Practicar ejercicios de relajación antes de acostarse.
      • Tomar baños de agua a temperatura corporal por su efecto relajante.
    1. Cefaleas-Jaquecas-Migrañas

      Causas

      Una migraña es causada por actividad cerebral anormal, lo cual se puede desencadenar por muchos factores.

      Las jaquecas tienden a aparecer primero entre los 10 y los 45 años. Algunas veces, pueden empezar más tarde. Las migrañas pueden ser hereditarias y se presentan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres. Algunas mujeres, pero no todas, pueden sufrir menos migrañas cuando están embarazadas.

      Los ataques de migraña también pueden desencadenarse por:

      • Cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual de las mujeres.
      • Cambios en los patrones del sueño.
      • Alcohol.
      • Ruidos fuertes o luces brillantes.
      • Ejercicio u otro estrés físico.
      • Ayuno.
      • Estrés y ansiedad.

      Ciertos alimentos pueden desencadenar migrañas: chocolate, productos lácteos, queso curado, el pescado ahumado, frutas (aguacate,), etc.

      Síntomas

      A veces previa a la aparición de la migraña se produce un aura (un punto de ceguera temporal, visión borrosa, dolor ocular, etc.). También se puede producir: bostezos, dificultad para concentrarse, náuseas y problemas para encontrar las palabras adecuadas.

      Los dolores de cabeza normalmente comienzan como un dolor sordo y empeoran en cuestión de minutos a horas. Se sienten pulsátiles, palpitantes, que laten con violencia. Suelen ser peores en un lado de la cabeza y tienen una duración de 6 a 48 horas. También pueden presentar: náuseas y vómitos, fatiga, sensibilidad a la luz  al sonido, etc.

      Consecuencias

      Es importante un diagnóstico adecuado y por tanto recurrir al especialista. Se debe tener en cuenta que cada persona responde de manera diferente al tratamiento. Algunas personas presentan dolores de cabeza muy poco frecuentes que requieren poco o ningún tratamiento, mientras que otros requieren el uso de algunos medicamentos o incluso acudir al hospital.

      Pautas para mejorar

      La mayoría de las cefaleas son benignas y no esconden un problema de salud grave. Su manejo además de en la correcta utilización del tratamiento se basa en adoptar unas adecuadas medidas de higiene de la salud como:

      • Evitar el estrés.
      • Tomar una dieta equilibrada, no saltarse ninguna comida.
      • Evitar el abuso de alcohol, cafeína, tabaco.
      • Realizar ejercicio físico moderado de forma regular.
      • Dormir un número suficiente de horas.
      • Intentar dormir siempre a la misma hora evitando cenas copiosas.

      El tratamiento farmacológico debe ser individualizado y debe evitarse seguir tratamientos recomendados por otra persona. Los pacientes con cefalea tienen un elevado riesgo de desarrollar una variante de la cefalea por abuso de analgésicos.

  1. Alteraciones de memoria – Deterioro cognitivo

    La memoria es la capacidad para retener y hacer uso posterior de una experiencia, condición necesaria para desarrollar una vida independiente y productiva. La memoria, por tanto, tiene tres funciones básicas. En primer lugar, la memoria recoge nueva información, después organiza la información para que tenga un significado y por último, la recupera cuando necesita recordar algo.

    La mayoría de las personas al envejecer, se quejan de una mayor frecuencia de olvidos cotidianos. Este trastorno de la memoria relacionado con la edad, es muy frecuente. Cuando los trastornos de memoria afectan a las actividades diarias se debe consultar con el profesional sanitario.

    Causas

    Las personas con un envejecimiento fisiológico normal también pueden tener algunos déficits leves de memoria pero que no se asocian a un deterioro grave. Se llama deterioro cognitivo leve a aquel estado transicional entre el envejecimiento normal y la demencia leve.

    Con la edad y los hábitos de ingesta que tiene la sociedad actual, se produce una reducción de la ingesta de macro y micronutrientes que pueden conducir a deficiencias nutricionales. La malnutrición se ha asociado con el deterioro cognitivo y el deterioro cognitivo con cambios en los hábitos dietéticos.

    Pautas para mejorar

    Memorizar es una tarea difícil y las técnicas de memoria no la hacen más sencilla, sino más efectiva. Por tanto, memorizar es una habilidad aprendida que requiere esfuerzo.

    Además es fundamental tener unos hábitos alimenticios correctos que van a contribuir a tener una adecuada salud corporal y mental.

    Para mejorar la memoria existen algunos principios generales y algunas reglas mnemotécnicas, es decir oración corta o palabra, fácil de recordar que ayuda de manera artificiosa a relacionar palabras, con el objetivo de memorizar. A veces trucos como emplear los nudillos de la mano para recordar los meses del año con 31 días.